Una de las verdades ineludibles de la tecnología moderna, es su inclinación por tragar el porcentaje de carga de batería lo más rápido posible.