Imaginemos una colección de obras; cientos de libros, discos de vinilo, videocasetes. Ciertamente una escena de otra época