Además, el actor podía rechazar los encargos propuestos por la empresa y decidir qué repartos realizaba y cuáles no, teniendo así plena libertad horaria.